Quiena ya toma en cuenta el riesgo de caídas para calcular tus retornos esperados y la diversificación de cuentas. Entonces, construimos un portafolio de acciones, bonos y otros activos que de hecho suben en caídas de acciones. Pero más importante: si un plan proyecta un retorno del 8% anual en dólares, ya está tomando en cuenta caídas históricas de correcciones grandes, entonces incluso si no vendes las acciones antes de la caída llegar a ese retorno promedio a lo largo del tiempo.

Ahora, intentar vender antes de una caída o comprar después de una caída lo más probable es que reduzca fuertemente los retornos.

Así se ve un portafolio simulado en la crisis de 2008 comparado con el índice de acciones S&P 500:

Si no hacemos nada terminamos ganando, y más importante, nos mantendremos con compras en la parte de mayor crecimiento después de la crisis. Aunque, podríamos decir que hubiésemos vendido en la caída y el retorno sería mayor, ¡pero NO! Porque ahora pongamos un escenario de suba donde parecería que es momento de vender porque no deja de subir:

Llevamos casi 10 años de «esto se va a caer», y no ha pasado. Va a pasar algún día, sí, pero por miedo a que caigan nos perderíamos de las subas más significativas, y por ende el retorno final va a ser menor al proyectado.

Por eso la recomendación es siempre estar en el mercado, aunque caiga, y protegerse con una diversificación correcta.

Finalmente, intentar entrar y salir «en el momento correcto» es por lejos el más común de los errores de inversores y en Quiena creamos herramientas para evitar que lo hagan. Si se desea ahondar en este tema, publicamos un artículo aquí: Para el Inversor Principiante – Parte 1