En mayo hubo una devaluación en las monedas de toda Latinoamérica en comparación al dólar, y fue una llamada de atención sobre diversificar nuestros ahorros agregando inversión en dólares. Aquí describo cómo elegir la inversión adecuada según nuestro perfil de riesgo y cómo acceder desde bajos montos de inversión.

Para saber en qué invertir esos dólares vamos clasificar algunas alternativas de inversión en dólares por plazo y riesgo para concluir cual nos conviene más según nuestra situación. Algunas opciones de inversión en dólares:

Plazos

Corto Plazo

La pregunta a hacernos es: ¿Voy a necesitar usar el capital en menos de un año? Si la respuesta es “si, lo voy a necesitar en el corto plazo” debemos elegir activos que estén al lado izquierdo del gráfico:

Son productos que van a darnos un bajo retorno, pero nos dan la seguridad de tener el dinero cuando lo necesitemos, que sería el objetivo principal de invertir a corto plazo.

Largo Plazo

Si en cambio, buscamos invertir para el mediano y largo plazo, podemos darnos el lujo de buscar mayor retorno a cambio de que nuestra cuenta fluctúe en el proceso. Lo haríamos porque podemos esperar, si a cambio nos pagan un mayor retorno. Las opciones pasarían a ser:

Son productos que van a darnos un bajo retorno, pero nos dan la seguridad de tener el dinero cuando lo necesitemos, que sería el objetivo principal de invertir a corto plazo.

Riesgos y Retornos

Bajo Riesgo / Retorno

En la mayoría de las inversiones descritas arriba, el riesgo significa la oscilación hacia arriba y abajo del valor de la inversión. Es la típica figura de las acciones oscilando y que en el largo plazo siempre sube.

Debemos tomar un nivel de riesgo donde nos sintamos cómodos con una caída del valor de la inversión y que no queramos vender. Sólo así vamos a poder recibir los retornos cuando se recuperen los precios y suban. Si no toleraríamos una caída grande de nuestras inversiones deberíamos elegir inversiones de bajo riesgo

Estas inversiones van a darnos retornos bajos, pero con oscilaciones tolerables, y que como regla general queremos comprar cuando nuestro capital de inversión es alto. Después de todo, queremos proteger nuestro capital.

Alto Riesgo / Retorno

Si, por otro lado, invertimos capital que podemos tener para el mediano y largo plazo, que queremos hacer crecer lo más rápido posible (a costa de aceptar un poco más de oscilaciones) deberíamos elegir alguna de estas inversiones:

Son productos en los que deberíamos poner un capital relativamente bajo. Puede ser una parte de nuestro patrimonio, o todo nuestro capital si aún es de un tamaño relativamente pequeño. Nos van a dar un crecimiento acelerado del capital en el mediano y largo plazo, y la actitud que debemos adoptar es la de tener paciencia y no buscar la gratificación inmediata; es de donde surgen las malas decisiones.

¿Dónde y Cómo comprar estos activos?

Sin importar cuando capital tengamos

Algunos de estos productos pueden verse difíciles de comprar. Por ejemplo, bienes raíces, metales preciosos, o bonos corporativos, no son instrumentos a los que la mayoría de los inversores esté acostumbrado. Pero, todos se pueden comprar desde casas de bolsa, bancos, o firmas de administración de inversiones, tanto locales como internacionales por mínimos muy bajos.

Uno de los caminos más baratos y sencillos para comprar estos productos es una cuenta de inversión y acceder mediante el uso de fondos de inversión. Mi producto favorito son los fondos que cotizan en bolsa (ETFs), que son una mejora de los fondos mutuos o fondos comunes de inversión.

Son más baratos, más líquidos, y nos permiten invertir en metales preciosos, bienes raíces, bonos de todo el mundo -entre muchas otras opciones- desde pocos cientos de dólares. La ventaja principal es que podemos diversificar magníficamente una cartera sin importar de cuánto capital dispongamos.

Quiena fue creada para dar acceso a casi todos los instrumentos, y los siguientes son todos los productos que Quiena ofrece y sobre los que brinda un asesoramiento para saber cuáles elegir y cuánto comprar de cada uno, según el perfil de riesgo del cliente: