Este es el primer post de una pequeña serie de artículos que cuentan nuestra visión sobre la industria financiera, lo que está mal, y tratar de explicar las razones por las que nuestros lectores, o sus amigos, o familiares no están logrando metas financieras, y probablemente no las logren sin cambios.

Hay muchas cosas que funcionan mal en el mundo, y la industria financiera no es la excepción. Hay interesados en que la mayoría de la gente no logre metas financieras, pero también estamos quienes, por haber estado del lado de las mayorías, estamos interesados en cambiar ese juego de reglas.

Diferencia entre ingreso y riqueza, y cómo crear la segunda

Como individuos buscamos lograr nuestras metas financieras (básicamente llegar a un monto deseado en un plazo deseado, para poder cumplir lo que buscamos), pero tenemos varios obstáculos, entre ellos la presión de un sistema que busca que gastemos, consumamos lo más posible, que convirtamos nuestro ingreso en consumo. ¿Por qué? Porque es más rentable que un ahorrista que tiene us$10,000 tome prestado (tarjetas, préstamos personales, etc.) para comprar un auto nuevo, vacaciones, u otros gastos que suelen ser innecesarios.

Esto transfiere riqueza de la mayoría hacia los niveles más ricos -quienes en general venden el crédito y los productos que consumimos-. Es bastante simple explicarlo en pasos.

1) Todos generamos ingresos.
2) Esos ingresos se usan para comprar bienes o servicios (realmente necesarios o no).
3) Ese consumo es el ingreso de alguien más, y que repite el proceso.

Pero, ¿dónde termina el ciclo? En algún punto alguien usa ese dinero para invertir, NO para consumir. En algún punto una empresa o persona va a usar ese dinero para adquirir activos, pueden ser activos como oro, acciones, bienes raíces, etc. O pueden ser activos como máquinas para producir más en una fábrica, la apertura de una sucursal nueva, o incluso inversión en activos intangibles mediante la investigación y desarrollo. Estos activos que se adquirieron con dinero, no pueden ser usados para consumo. Y es ahí cuando se ha creado riqueza.

Una diferencia entre ingreso y riqueza, es que la segunda en general no puede -o va a- ser usada para consumo, sino para producir, preservar, o aumentar ingresos o patrimonio. Luego cada uno decidirá cómo usar su patrimonio o ingreso generado, pero sin la riqueza creada es imposible lograr algunas cosas. Entonces nuestra meta como inversores es encontrar la forma de convertir ingreso en riqueza.

El proceso es en realidad bastante simple. Siguiendo los pasos que describí arriba, tenemos que asegurarnos de que ese “momento en el ciclo” donde alguien usa ese ingreso para adquirir activos ocurra en nuestro poder, cuando nos toca a nosotros actuar:

1) Generamos ingreso.
2) Cubrimos lo que necesitemos con este ingreso, y el resto lo ahorramos.
3) Ahora, el ahorro no basta. Hay que sacrificar esa liquidez comprando una inversión (lo cual además nos ayuda a tener la disciplina de no gastarlo) a cambio de un aumento en su valor en el largo plazo.

Si repetimos este proceso muchas veces, en nuestra economía personal comenzaremos a construir riqueza. En la economía macro, este proceso repetido en millones de personas incluso transferiría riqueza de los niveles más altos hacia la clase media.

Como vemos no es complicado, pero una vez que quedó clara la diferencia entre ingreso y riqueza, y qué hacer para construir la última, nos queda el primer trabajo de organizar nuestros gastos para maximizar el nivel de ahorro, acelerar la creación de riqueza, y finalmente cumplir metas lo antes posible. Ahora, una vez que empezamos a ahorrar tenemos que adquirir los activos correctos.

Nuestro trabajo, encontrar esos activos

Es en este segundo paso en el que nos concentramos en Quiena. Nuestro trabajo es poner en las manos del mundo las herramientas más avanzadas del planeta para elegir estos activos correctamente, de manera personalizada según las circunstancias de cada usuario, y hacerlo de manera automatizada. Si en el camino además empoderamos a nuestros usuarios para filtrar de sus vidas y decisiones lo que está mal en la industria financiera (ejemplo dejar de consumir tanto, y comenzar a crear riqueza), ¡mejor! Por eso existimos.

Esperamos sinceramente que este artículo logre que alguna gente se detenga a pensar en lo que está haciendo con su ingreso, entendiendo (porque mucha gente no lo sabe ni entiende) que tiene otra opción además de consumir, porque si bien estamos sacrificando placer inmediato, estamos construyendo riqueza que nos puede recompensar como no lo puede hacer ni el ingreso ganado por trabajo, ni el placer inmediato de consumir en el presente.

En el próximo artículo trataremos de advertir de algunos de los errores o problemas con los que se enfrentan la gran mayoría de personas que empiezan a ejecutar los pasos descritos acá, porque siendo sinceros no es fácil. Es más, es difícil, pero con las herramientas y conceptos correctos es más que posible.


CREAR UN USUARIO GRATUITO EN QUIENA

 

Equipo de asesoría de Quiena
Nicolás Galarza Ricci, CEO