Hace poco leí en un grupo de inversores en redes sociales que un miembro preguntaba en qué debería invertir si tiene el objetivo de invertir un monto inicial y luego agregar a la inversión de forma mensual con el objetivo de generar un capital para pagar la universidad de sus hijos en 12 años.

Leí múltiples respuestas que considero confusas y antes de que un nuevo inversor tome malas decisiones, decidí responderlo en un artículo basado en las recomendaciones que daría un ejecutivo de banca privada (excepto que la gran mayoría de gente no puede acceder a uno). Servirá a más de una persona.

MITOS:

Voy a empezar dejando en claros algunos conceptos que considero errados o incluso peligrosos.

“Es imposible saber en qué invertir en tan largo plazo porque las cosas pueden cambiar.”

De hecho, mientras mayor es el plazo de inversión más predecible es el comportamiento de los activos que uno puede incluir en su portafolio. El corto plazo es el impredecible.

“Si no se sabe en qué invertir, lo mejor es ir a lo seguro. Plazos fijos y otros instrumentos sin volatilidad, incluyendo la compra de dólares nada más. “

Falso, sobre todo si el plazo de inversión es largo, ya que a más tiempo que se quiera invertir mayor retorno podemos obtener por activos de mayor riesgo (abajo una explicación más detallada). Un activo sin volatilidad (P.F. o divisa extranjera) sólo nos garantiza perder por inflación y en general sólo se deben usar para capital de corto plazo.

“Las acciones son buena idea, pero hay que saber cuáles son las mejores.” “Invertir en criptomonedas” “acciones o bonos específicos”.

Si esperamos invertir a largo plazo (y no especular en el corto plazo) no tiene sentido “elegir las mejores acciones/bonos/activos”, ya que estadísticamente es casi imposible hacerlo de forma consistente. Lo mejor es armar un portafolio diversificado que contenga activos que todos los sectores de la economía y no intentar predecir cuál va a subir o bajar ya que no hay evidencia empírica o teórica de que sea posible. Debemos armar un portafolio diversificado acorde a nuestro perfil (como explico abajo).

¿Qué hacer? - Un simple método para elegir nuestro portafolio

Explicaré toda la teoría, y al final comparto herramientas automatizadas y gratuitas que quitan la necesidad de seguir estos pasos a mano por cuenta propia. Debemos partir de calcular nuestro perfil de riesgo. Pero, aunque mucha gente dice esto, poco dicen cómo hacerlo y peor aún, a veces lo confunden con “deseo de correr riesgo”.

Nuestro perfil de inversor es la intersección entre (i) DESEO de correr riesgo, (ii) CAPACIDAD de correr riesgo, y (iii) NECESIDAD de correr riesgo.

  • DESEO de correr riesgo: Se refiere al nivel de riesgo y retorno que creemos que queremos tomar y que podemos tolerar. En general se basa en preguntas hipotéticas: En un escenario hipotético de inversión para un año en el futuro ¿Cuál de las siguientes preferimos?

Otras posibles preguntas son: ¿prefiero tolerar caídas en el valor de mi inversión a cambio de un retorno mayor a largo plazo, o prefiero cuidar a toda costa mi capital y generar un retorno más pequeño? Una vez que contestamos este tipo de preguntas, entendemos nuestro DESEO de correr riesgo. Mucha gente para acá, pero hay más.

  • NECESIDAD de correr riesgo: se refiere al riesgo que deberíamos correr para lograr nuestros objetivos. Aquí tomamos en cuenta las metas de la inversión. Algunos de los elementos a tomar en cuenta son ¿Para qué voy a usar este capital y qué tanto necesito que crezca para cumplir mi meta?

Hacemos un simple cálculo tomando en cuenta la inversión inicial y cuánto dinero pensamos agregar o retirar de la inversión durante su vida. Con esto calculo el nivel de retorno que NECESITO para lograr mi objetivo en el plazo planteado. Mientras mayor es el retorno que NECESITO, más riesgo debo correr (y viceversa). Abajo hay un ejemplo de retorno promedio de una inversión contra un escenario pesimista.

Si no nos sentimos cómodos con el nivel de riesgo que NECESITAMOS tomar, la solución es: (i) Agregar más fondos periódicamente, (ii) invertir a mayor plazo; o (iii) bajar nuestra meta.

  • CAPACIDAD de correr riesgo. Una vez que entendemos que el riesgo en una inversión de largo plazo NO es perder todo el capital, sino que la inversión suba y baje de valor temporalmente para crecer en el largo plazo, concluimos que el obtener esas ganancias depende de nuestra CAPACIDAD de no vender cuando la cuenta cae/sube y continuar con nuestro plan de depósitos/retiros periódicos.

Para entender este punto debemos tomar en cuenta elementos como: (i) El plazo proyectado de la inversión -ya que, mientras mayor el plazo, mayor el riesgo que PODEMOS tomar-, (ii) Nuestra edad o etapa de nuestra vida -mientras mayores somos, menos riesgo debemos correr-; (iii) Experiencia en inversiones -a menos experiencia, menos riesgo se debe correr-; o (iv) capacidad de ahorro -mientras más podamos ahorrar, más riesgo somos capaces de tolerar-.

Si ponderamos las respuestas en un simple cálculo terminamos con nuestro perfil de riesgo.

Aplicaciones prácticas

El resultado final de este análisis debería concluir con 3 perfiles de riesgo distintos, que DEBERÍAN coincidir, y si no lo hacen debemos analizar nuestras respuestas para encontrar un punto medio.

Ejemplo 1: Cliente que DESEA correr mucho riesgo pero no tiene capacidad ni necesidad de hacerlo:

En este caso el cliente debe reconsiderar su deseo, y probablemente concluya que debe correr menos riesgo del que quisiera.

Ejemplo 2: Cliente que tiene coherencia en todos los aspectos de su perfil de riesgo y puede invertir con confianza en el portafolio armado. Uno agresivo:

Este tipo de análisis es el que realiza un asesor de inversión o ejecutivo de banca privada. Servicios caros y enfocados en clientes de alto capital. Pero, en Quiena Inversiones creamos herramientas para ayudar a construir este perfil en pocos segundos y GRATIS.

Para probar el perfil de riesgo de Quiena y tener una guía personal para decidir qué hacer (aunque se invierta fuera de Quiena, incluso) uno puede registrarse en Quiena Inversiones y elegir “Quiena Automática” para tomar nuestro cuestionario de perfil de riesgo gratuito, conocer su perfil de riesgo adecuado (calculado como se explicó aquí), y si es necesario, recibir guía de nuestro equipo en línea.