Estrategia de Inversión

Cálculo de recomendaciones

 

¿Cómo calculamos las recomendaciones para tu portafolio?

Quiena tiene la misión de proteger el patrimonio de sus clientes, y de brindarles asesoría para que lleguen a sus objetivos financieros tomando las mejores decisiones posibles, estadísticamente hablando. Para lograrlo recomendamos inversiones en portafolios óptimos. Un portafolio óptimo lo definimos como aquel que tiene expectativas de lograr el mayor retorno posible para un determinado nivel de riesgo, o el menor nivel de riesgo posible para un determinado nivel de retorno esperado. Para hacerlo utilizamos los modelos estándar en la industria. No buscamos generar retornos enormes, que multipliquen el capital en períodos cortos, ya que esto conllevaría más riesgo del que la mayoría de inversores realmente soportaría, sino queremos lograr un crecimiento consistente a lo largo del tiempo.

Para ello creamos un portafolio de inversión que invierte en diversos mercados, para agregar diversificación al portafolio, y buscar que ningún ciclo bajista de un mercado particular afecte al portafolio global del cliente, y que por el contrario, el crecimiento de largo plazo de dichos mercados genere ganancias en los portafolios sin la necesidad de buscar activamente comprar mercados o activos que pensemos que van a subir de valor, o vender los que creamos que van a bajar. La diversificación, y el tamaño de la posición en cada mercado gestiona el riesgo –en nuestro equipo solemos decir que son ganancias “sin tener que adivinar el futuro”, como muchos inversores buscan hacer, y donde la gran mayoría fracasa-.

Para exponer los portafolios a diversos mercados Quiena utiliza fondos de inversión que cotizan en bolsa (ETF) de muy bajo costo, y que tienen la característica de tener alta liquidez.

Quiena luego determina la inversión óptima basándose en la información personal de cada cliente –obtenida mediante el cuestionario online mediante el cual se crea un perfil- y haciendo uso de 2 teorías de construcción de portafolios de inversión. Ambos se usan independientemente, y el cliente puede elegir cambiar entre modelos si lo desea: Teoría del Portafolio Moderno (MPT de Markowitz y Sharpe), y el modelo de Paridad de Riesgo (Risk Parity). A continuación hacemos una explicación que entra en detalles, pero que busca ser clara y redactada en un lenguaje simple para que cliente no técnicos entiendan los principios detrás de nuestra metodología.

Principio de Paridad de riesgo

Este es el modelo de construcción de portafolio que Quiena usa por defecto, y ha sido elegido por nuestro equipo debido a un riguroso estudio de los resultados pasados de ambos modelos, y determinando que el de Paridad de Riesgo ha tenido mejor rendimiento.

Lo explicamos en detalle más adelante en el documento, pero durante los siguientes párrafos daremos una explicación general y en lenguaje simple para explicar la esencia del modelo –Es importante recordar que en esta sección estaremos usando números y valores con propósito ilustrativo nada más-. El principio de paridad de riesgo dice que todas las clases de activos en los que podemos invertir tienen una relación entre riesgo y retorno muy similar. Es decir el mismo retorno esperado por cada unidad de riesgo. Esto tiene sentido porque si no fuera así, los inversores invertirían únicamente en aquel, o aquellos, activos que muestran un mayor retorno esperado por el riesgo asumido, haciendo que el precio aumente, disminuyendo el retorno esperado, y por lo tanto haciendo que su relación entre retorno y riesgo sea la misma que la de otros activos.

Si el anterior supuesto es cierto –en el equipo de Quiena creemos que es cierto-, nuestro foco tendría que estar en el riesgo, medido por volatilidad de los retornos, y para lograr una diversificación correcta cada posición del portafolio debería aportar la misma volatilidad a la totalidad. Queremos dar un ejemplo simple:

Si un portafolio se compone de acción A y acción B, siendo que acción A tiene una volatilidad de 15% anual y acción B una volatilidad de 30%, y que la correlación entre ambas es CERO, ¿Cuánto de su portafolio debería un cliente invertir en cada acción?

Bueno, si el objetivo es que cada acción aporte la misma volatilidad al portafolio y la volatilidad de cada activo es la única variable a tomar en cuenta (porque no hay correlación entre ambos activos), entonces la respuesta es: Inversión en acción A = 66.67% e; Inversión en acción B = 33.33%.

La razón es simple. La acción B tiene el doble de volatilidad por lo tanto se debería invertir la mitad que en acción A, para que en el portafolio ambas acciones aporten la misma cantidad de riesgo y obtengamos una correcta diversificación.

Luego queda la pregunta del retorno esperado. Si en el ejemplo anterior los retornos esperados son: Acción A = 5% anual y acción B = 9% anual, ¿Cómo logro los siguientes retornos esperados para distintos clientes?

Cliente 1. Busca un retorno esperado de 4.75%

Cliente 2. Busca un retorno esperado de 9.50%

Para mostrar claramente la esencia del modelo, vamos a usar el siguiente método ilustrativo. ¿Cuál es el retorno esperado del portafolio calculado anteriormente? La fórmula es:

 

strat-1-1-001

Básicamente significa que el retorno esperado del portafolio es igual a la suma del retorno esperado de cada inversión multiplicado por el porcentaje del portafolio invertido en éste. En el ejemplo anterior la fórmula sería Retorno portafolio = (Inversión en A% x Retorno esperado A) + (Inversión en B% x Retorno esperado B).

Ret = (66.67% x 5%) + (33.33% x 9%)

Ret = 6.33% anual.

Apalancamiento: Para lograr los retornos esperados por cada cliente entonces tenemos que usar un truco: Apalancamiento. Normalmente esta palabra se asocia con riesgo, pero si es usado correctamente puede en realidad disminuir enormemente el riesgo corrido. Investigación hecha por nuestro equipo, y por otros profesionales de la industria (entre los que se destaca Ray Dalio, fundador de BridgeWater Associates) demuestran que este método logra una mayor diversificación, y disminuye notablemente el riesgo. Para más información recomendamos este paper: Risk Managment.pdf

Notemos que el retorno de 6.33% anual es para un portafolio invertido al 100% y tiene 0% en efectivo o equivalentes. Pero si queremos disminuir el retorno esperado (y por lo tanto disminuir el riesgo del portafolio también), quizás podamos mantener algo del portafolio en efectivo o equivalentes.

  • Cliente 1. Busca un retorno esperado de 4.75%

El retorno buscado por este cliente equivale a un 75% del retorno esperado del portafolio modelo que tiene todo su capital invertido. Podríamos simplemente invertir un 25% del portafolio en equivalentes a efectivo (asumiendo que tienen un 0% de retorno esperado) y listo, logramos nuestro objetivo:

Inversión: Activo A = 50% ; Activo B = 25% ; efectivo o equivalentes = 25%

Retorno = (50% x 5%) + (25% x 9%) + (25% x 0%) = 4.75% anual

  • Cliente 2. Busca un retorno esperado de 9.50%

Ahora, en este caso resulta que queremos aumentar el retorno esperado. Para lograrlo podemos tomar capital prestado que nos permita invertir más de lo que tenemos en nuestra cuenta, aumentando el riesgo pero también el retorno esperado. Este préstamo para invertir a través de una casa de bolsa se llama margen, y en la mayoría de casas de bolsa el monto máximo suele legar hasta el 100%. Esto quiere decir que si –por ejemplo- mantengo una cuenta con U$S10.000, el agente me permitirá comprar HASTA U$S20.000 de activos, y pagar el préstamo una vez que cierre las posiciones compradas.

El nuevo portafolio buscaría un 50% más de retorno, por lo que –en términos generales e ilustrativos- usaríamos 50% de margen. Si de nuevo, asumimos un 0% de retorno esperado del efectivo, y no tomamos en cuenta potenciales intereses sobre ese capital, el portafolio se vería así:

Inversión: Activo A = 100% ; Activo B = 50% ; efectivo o equivalente = -50% <margen>

Retorno = (100% x 5%) + (50% x 9%) + (-50% x 0%) = 9.50% anual

Para que esta alternativa se ajuste bien a las necesidades del cliente debemos ser capaces de medir el riesgo del portafolio, y asegurarnos de que el cliente tolera el riesgo, y éste se ajusta a sus objetivos. Es por eso que antes de usar ningún tipo de apalancamiento en la cuenta de un cliente calculamos el nivel de riesgo que un portafolio apalancado significaría, se lo explicamos claramente al cliente, y nos aseguramos de que sea acorde al perfil de riesgo creado a partir del cuestionario de aceptación del cliente. Si éste está de acuerdo con los riesgos del portafolio, lo construimos en su cuenta personal de forma automática.

Teoría moderna del portafolio

Decidimos incluirlo en Quiena por ser el modelo más ampliamente usado en la industria para la construcción portafolios, y para aquellos clientes nuestros que conozcan las implicaciones de usar este modelo en lugar del recomendado por la plataforma, queremos darles la opción de hacerlo.

Este modelo busca aquel portafolio que logra el mayor retorno posible para un determinado nivel de riesgo, o el menor nivel de riesgo posible para un determinado nivel de retorno. Para entenderlo podemos usar un gráfico. En el siguiente podemos ver varios portafolios ubicados en el gráfico según su nivel de riesgo y retorno esperados. Por propósitos ilustrativos, digamos que estos portafolios están construidos con porcentajes de inversión aleatorios.

 

strat-1-1-002

Si analizamos este gráfico (aún sin ver números de retorno y riesgo exactos) podemos intuir que hay algunos portafolios que son preferibles a otros. Básicamente podemos decir que para cada nivel de riesgo (X) hay varios portafolios con distintos niveles de retorno esperado. Un inversor racional debería invertir en aquel que dé mayor retorno para ese nivel de riesgo. A continuación los señalamos con una flecha, y podemos concluir que esos son los portafolios en los que querremos invertir.

strat-1-1-003

Sin embargo, estos son unos cuantos portafolios nada más. Resulta que existen una cantidad infinita de portafolios (uno por cada nivel posible de riesgo) en toda el área que une los 4 portafolios que señalamos antes. Esta área se conoce como frontera eficiente, y en ella se encuentran los portafolios óptimos que busca el modelo de MPT. En este ejemplo se vería así:

 

strat-1-1-004Cualquier portafolio que esté en la frontera eficiente es óptimo, ya que es el mayor retorno posible para un determinado nivel de riesgo. Todo portafolio que esté por debajo de la frontera eficiente no es óptimo, y ningún inversor racional debería invertir en ellos. La teoría del portafolio moderno busca aquel portafolio que está en la frontera eficiente, y que se ajusta al perfil de riesgo del cliente.

Nota del equipo de Quiena: Antes de continuar queremos compartir, en términos simples y poco técnicos, la razón por la que el modelo de Paridad de Riesgo es el modelo preferido por Quiena, y no la teoría del portafolio moderno. En la teoría del portafolio moderno la manera de alcanzar un retorno objetivo es invirtiendo una mayor parte del portafolio en aquellos activos que tienen un retorno esperado más cercano al objetivo. Es decir, si quiero lograr retornos altos (digamos 8% anual), y uso los activos A y B del ejemplo anterior, el modelo me daría el siguiente portafolio:

Inversión: Activo A = 25%; Activo B = 75%. Este es sólo un ejemplo ilustrativo, ya que en la realidad se usarían limitantes al modelo para no permitir invertir más de 40% en un activo determinado.

Esto nos daría un retorno esperado de 8% anual, pero el 75% de nuestro portafolio estaría correlacionado con el activo B, no hay diversificación, como si hay en el modelo de paridad de riesgo. Este único hecho ya hace que los resultados de largo plazo de dicho modelo sean muy superiores a las de la teoría del portafolio moderno, pero además significa que con el primero tenemos una gama mucho más grande de portafolios posibles, más flexibilidad, y alternativas para nuestros clientes.

Creación de un portafolio

Nuestra metodología de inversión sigue 5 pasos:

  1. Elegir las clases de activos que compondrán el portafolio.
  2. Elegir vehículos de inversión de bajo costo que representen cada clase de activo.
  3. Determinar el perfil de riesgo del cliente, y sus necesidades de retorno.
  4. Aplicar paridad de riesgo o teoría moderna del portafolio para calcular la inversión óptima en cada clase de activo, según tu perfil de riesgo.
  5. Monitorear y re-balancear tu portafolio periódicamente para mantenerlo dentro de tu plan de inversión.

Preparación de datos

 

Todos los cálculos hechos por los modelos, así como las proyecciones, y probabilidades utilizan fundamentalmente los mismos datos, por lo que lo primero que haremos es explicar cómo obtenemos los datos, así los podemos usar para hacer cualquier explicación más adelante.

Elegir las clases de activos

 

El principio en el que basamos este paso es que históricamente ha sido siempre preferible, de forma consistente, mantener portafolios en mercados completos o clases de activos en comparación a mantener portafolios compuestos por activos individuales. Como ejemplo, esto significa que invertir en el índice Merval o el índice S&P500, es siempre más conveniente que invertir en Tenaris o Apple –pertenecientes a los índices antes mencionados-.

Debemos elegir cada clase de activo de manera que exponga los portafolios de nuestros clientes a distintos mercados, influenciados por distintas variables, y así ofrecer una diversificación que disminuya el riesgo de largo plazo y permita a cada cliente mantenerse en su plan de inversión por el plazo proyectado.

En Quiena clasificamos estas clases de activos en 5 grandes grupos por simplicidad. Los describimos a continuación:

  • Acciones: Tienden a mostrar alta volatilidad, pero permiten a los inversores exponerse al crecimiento de la economía. Principalmente se usarán para obtener ganancias de capital en el largo plazo. Ofrecen la mejor alternativa para protegerse de la inflación.
    • Acciones de EEUU: Acciones de empresas basadas en EEUU. Son parte del mercado bursátil más grande y eficiente del mundo.
    • Acciones extranjeras: Acciones de empresas basadas en países desarrollados, excluyendo EEUU, pero incluyendo regiones como Europa, Australia, Japón, entre otros.
    • Acciones emergentes: Acciones de empresas basadas en países en desarrollo como Brasil, China, India, Sud-África, Taiwán, entre otros.
    • Acciones que pagan dividendos: Acciones en empresas de EEUU que han incrementado sus pagos de dividendos consecutivamente cada año durante los últimos 10 o más años.
  • Bonos: Bonos y otros títulos de renta fija suelen mostrar un nivel más bajo de volatilidad que las demás clases de activo, y se usarán principalmente para producir ingreso a la vez que ofrecen una protección contra momentos de alta volatilidad y caída de precios en los mercados de acciones.
    • Bonos de EEUU: Bonos emitidos por el gobierno federal de los EEUU y sus agencias.
    • Bonos protegidos a la inflación: Bonos emitidos por el gobierno federal de los EEUU, que están indexados a la inflación donde su principal e intereses son ajustados periódicamente según el Consumer Price Index (CPI).
    • Bonos municipales de EEUU: Bonos emitidos por los gobiernos estatales y locales en los EEUU.
    • Bonos Emergentes: Bonos emitidos por gobiernos y organizaciones gubernamentales en países en vías de desarrollo.
  • Recursos Naturales: Ofrecen una alternativa para protegerse de la inflación a la vez que suelen mantener poca correlación con acciones y bonos, agregando diversificación al portafolio.
    • Energía: Inversiones que reflejan o siguen el precio de materias primas como el petróleo o el gas natural.
    • Metales preciosos: Inversiones que reflejan o siguen el precio de materias primas / metales como el oro y la plata.
  • Efectivo o equivalentes: Su principal ventaja es liquidez. Ya que su volatilidad es mínima o nula, permite entrar y salir de una posición con la seguridad de que el valor no va a variar y por lo tanto es una clase de activo a usar si se requiere hacer uso del capital en el corto plazo.
  • Alternativo: En esta categoría incluimos aquellas clases de activos que no encajan en la descripción de las anteriores. Nos permitirá incluir en el futuro inversiones nuevas que no se hayan tomado en cuenta todavía, y dar flexibilidad a los portafolios de nuestros clientes.
    • Bienes raíces: Inversiones en vehículos de inversión públicos (REITs) que poseen propiedades comerciales, complejos de apartamentos, y propiedades para minoristas. Pagan el ingreso de renta en forma de dividendos a los accionistas.

Elegir vehículos de inversión

 

Para elegir los vehículos de inversión utilizados para exponer los portafolios de nuestros clientes a estas clases de activos y mercados, en Quiena realizamos un amplio análisis de costos, liquidez, y exactitud en la correlación (tracking error) de las alternativas disponibles en mercados financieros de EEUU.

Siendo que nuestra misión sobre todo es cuidar el capital de nuestros clientes según su perfil de riesgo, los vehículos de inversión elegidos para construir los portafolios deben ofrecer liquidez –para que nuestros clientes puedan disponer del capital en su cuenta en cualquier momento que lo necesiten, sin perder significativamente por vender más barato que el precio de mercado-, exactitud en la correlación con el mercado apuntado –para que efectivamente el portafolio esté expuesto a los riesgos y retornos de la clase de activo en la que se quiere invertir-, y bajos costos –para que el retorno obtenido por las inversiones sea lo más cercano a las proyecciones y no se vean afectados por los costos de administración de los vehículos.-

Para lograr esto, sin lugar a dudas la mejor alternativa son fondos que cotizan en bolsa (ETFs) en EEUU. A pesar de que en Quiena podemos ofrecer otros vehículos locales, que tienen costos superiores a estos ETFs, lo hacemos para darles la flexibilidad a nuestros clientes de elegir el mercado en donde quieren mantener su capital, sin embargo nuestra recomendación será siempre que lo mantengan en dólares estadounidenses en una cuenta de inversión en EEUU, donde pueden acceder a estos vehículos (ETFs).

Los vehículos elegidos son los siguientes (a pesar de que utilizamos muchos de los vehículos de Vanguard, Quiena no tiene ninguna afiliación con ellos, y elegimos sus productos en base a un análisis objetivo de las variables antes mencionadas):

  • Acciones de EEUU: VTI
  • Acciones extranjeras: VEA
  • Acciones emergentes: VWO
  • Acciones que pagan dividendos: VIG
  • Bonos protegidos a la inflación: SCHP
  • Bonos municipales de EEUU: MUB
  • Bonos Emergentes: EMB
  • Energía: XLE
  • Metales preciosos: GLD y SLV
  • Bienes raíces: VNQ

Volatilidad, retorno y correlación

 

Los modelos financieros utilizados en Quiena buscan la inversión óptima en cada uno de los vehículos de inversión que mencionamos antes, y para lograrlo deben fundamentarse en supuestos sobre el mercado. Los más importantes supuestos son los 3 mencionados en el título: La volatilidad futura de los activos, el retorno que obtendrán en el largo plazo los activos, y la correlación entre ellos o qué tan de la mano se mueven los activos con respecto a los demás (por ejemplo si el activo A sube de precio, ¿qué va a hacer el activo B? Si tienen correlación alta, pues también subirá. Lo contrario para correlación baja o negativa). Para hacernos de estos datos estudiamos el comportamiento pasado de los activos (ya que es la única fuente real, medible, y objetiva de la que disponemos) y asumimos que se seguirán comportando igual en el futuro.

Esta suposición es especialmente segura de hacer sobre todo en índices de mercado (como los que usamos para seleccionar las inversiones con las que sugerimos portafolios en Quiena), contrario a empresas individuales –ejemplo: Apple, Microsoft, Tesla, etc.-. En Quiena tomamos en cuenta el riesgo no sistémico de inversiones en empresas individuales para calcular la inversión óptima recomendada en portafolios donde el cliente desea incluirlas –más adelante explicamos esta posibilidad-.

Quiena optimiza los cálculos de volatilidad, retorno esperado, y correlación usando 3 fuentes de información. Datos históricos de largo plazo, datos históricos de corto plazo, y volatilidad implícita de cada ETF en los mercados de opciones. Además, en Quiena actualizamos nuestros cálculos de estas tres variables periódicamente para asegurarnos de dar la mejor recomendación posible a nuestros clientes.

A continuación, en las tablas 1,2, y 3, mostramos las variables utilizadas al hacer los cálculos de recomendaciones en Quiena.

Tabla 1. Correlaciones activos preferidos por Quiena

Tabla 2. Retornos esperados

Tabla 3. Desviación estándar (volatilidad)

Perfil de riesgo del cliente

 

Para crear portafolios altamente personalizados debemos reducir una gran cantidad de información personal a 2 simples números: Retorno necesario/buscado y Riesgo máximo.

Las preguntas básicas que nuestros clientes responden, junto con los resultados de los cálculos, son:

  • Cuánto capital tengo para invertir
  • Cuánto capital final deseo tener como objetivo
  • Plazo de inversión

Con esto podemos calcular el crecimiento anual de la cuenta necesario para que el cliente logre sus objetivos. Este crecimiento anual puede incluir depósitos, o incluso retiros. Puede ser positivo o negativo. Por ejemplo si un cliente tiene un capital reducido y su objetivo es incrementarlo ampliamente entonces tendrá un crecimiento anual necesario alto, que vendrá de una combinación de retornos de inversiones y depósitos a la cuenta.

En cambio si un cliente tiene capital elevado y quiere empezar a hacer uso de su capital (haciendo retiros periódicos de la cuenta) tendrá un crecimiento anual necesario de la cuenta bajo o incluso negativo. En este caso los ingresos y retorno generados por el portafolio deberán ser los suficientes como para que después de los retiros del cliente, el monto en la cuenta sea el que el cliente tiene como objetivo.

  • Pérdida máxima tolerada por el cliente
  • Objetivo para la cuenta

Una vez que combinamos la pérdida máxima tolerada por el inversor, con el plazo de inversión, y el objetivo para la cuenta podemos calcular el riesgo máximo recomendado para un portafolio. Tomamos en cuenta el y objetivo porque a menor plazo menor riesgo puede tomar el cliente, y lo mismo para el escenario contrario. Además si el portafolio es para el retiro o inversión de largo plazo el cliente podrá tomar más riesgo, ya que puede esperar a que posibles pérdidas se recuperen. Pero si es para pagar la educación de sus hijos en 3 años o para hacer retiros periódicos (a manera de ingreso), el riesgo debe ser menor para conservar el valor del capital, y enfocarse en generar ingresos a la cuenta.

  • Depósitos planeados

Una vez que tenemos los datos anteriores podemos calcular un nivel de depósitos necesario para que la probabilidad de alcanzar el objetivo del cliente en el plazo deseado sea la más alta posible. La idea detrás de esta sugerencia hecha por Quiena es que teóricamente todo el posible. Sin embargo, hay ocurrencias más probables que otras. Por poner un ejemplo: Si invierto U$S1.000 y mi objetivo es que mi cuenta crezca a U$S10.000 en 5 años, además de que estoy dispuesto a invertir en el portafolio más volátil recomendado por Quiena, la plataforma de diría que debería hacer depósitos equivalentes a U$S670 semestralmente.

Sin embargo este número debería entenderse como: “Según el nivel de riesgo que deseas tomar, y las características del portafolio recomendado, deberías combinar el rendimiento de la cuenta con depósitos para que tu probabilidad de llegar a tu objetivo en el plazo deseado sea superior al 90%”.

———————

———————–

Un cliente podría no hacer depósitos nuevos a su cuenta, y en teoría sería posible que llegue al objetivo. Pero en este ejemplo puntual su probabilidad de hacerlo sería menor al 1%*. Nuestro trabajo es hacérselo saber al cliente de la manera más clara posible.

———————

———————–

  • Conclusión

Una vez que tenemos todos los datos anteriores podemos empezar a hacer recomendaciones de portafolios. Quiena en principio hace 4 recomendaciones. La primera es sobre un portafolio enfocado en que el cliente logre sus objetivos. Esto se calcula tomando en cuenta el crecimiento anual esperado de la cuenta, y se busca que éste sea igual al crecimiento anual necesario para que el cliente logre sus objetivos a tiempo.

Ejemplo: Si incluyendo mis depósitos planeados, necesito que mi cuenta crezca en un 25% anual para lograr mis objetivos en 5 años –por ejemplo: de U$S5.000 a U$S15.250-, Quiena va a construir un portafolio que en combinación con los depósitos del cliente tenga expectativas sobre el 80% de probabilidad, de lograr ese crecimiento anual.

El segundo portafolio se enfoca en limitar el riesgo que corre el cliente. Se basa fundamentalmente en la tolerancia de pérdida máxima indicada por el cliente en el cuestionario.

El tercero busca dar una recomendación realista de riesgo, en base al plazo que el cliente planea mantener la cuenta. Mientras mayor es el plazo, mayor es el riesgo que se puede correr.

El cuarto busca mostrarle al cliente el nivel de ahorro anual que sería necesario para que a partir del máximo riesgo recomendado por Quiena –en base al plazo- exista una probabilidad sobre el 80% de que se logren los objetivos.

Uso de datos en el modelo

 

Quiena tiene 2 métodos para calcular la inversión óptima para el portafolio de un cliente. Por Paridad de Riesgo (método por defecto y recomendado), y basándose en la teoría del portafolio moderno.

Al hacerlo por paridad de riesgo lo que hace Quiena es enfocarse en el riesgo que cada inversión va a traer al portafolio y utilizando los cálculos de corrección (una medida para determinar cuán en conjunto se mueve un activo con respecto a otro, o al resto del portafolio) se asegura que cada posición aporte la misma cantidad de riesgo al portafolio. Este método se enfoca en obtener a mejor diversificación posible.

Para explicarlo de forma sencilla podemos decir que hay 2 pasos para lograr esto. En base a los activos que se decidieron incluir en el portafolio nuestros modelos encuentran el porcentaje que se debería invertir en cada activo para que sin importar que algunos activos son más volátiles que otros, cada posición aporte la misma volatilidad al portafolio, y teóricamente se cubran los unos a los otros ante movimientos adversos en el mercado <se puede ver un ejemplo de esto cuando explicamos el modelo de Paridad de Riesgo en la sección MODELOS>. Una vez que calculamos esto correctamente terminamos con un portafolio diversificado con un retorno esperado X y una volatilidad esperada Y.

El siguiente paso será encontrar el apalancamiento a usar para lograr el retorno y riesgo deseados. También podemos ver un ejemplo de esto en la sección MODELOS.

Al hacerlo por Teoría del Portafolio moderno Quiena calcula la frontera eficiente usando optimización de la varianza-media que se encuentra en el corazón de esta teoría. Cada portafolio se crea con la combinación de activos elegidos por Quiena, y se busca la diversificación entre activos que maximiza el retorno esperado para un determinado nivel de riesgo.

El modelo se enfoca en el retorno esperado o en el riesgo buscado, asignando mayor parte del capital a los activos más o menos riesgosos según la meta buscada. Por ejemplo, si un cliente desea obtener el mayor retorno posible, sin importar el riesgo, el modelo va a asignar una mayor parte del capital a aquellos activos que ofrezcan un mayor retorno esperado.

NOTA: En esto último radica la diferencia entre ambos métodos de construcción de portafolio. Paridad de riesgo se enfoca en encontrar la asignación de capital óptima para que cada inversión aporte la misma cantidad de riesgo al portafolio, y usa apalancamiento para lograr el retorno y riesgo deseado. La teoría del portafolio moderno logra el retorno y riesgo deseados invirtiendo más o menos en aquellos activos que aporten mayor o menor riesgo al portafolio, sin importar que esto haga que el portafolio se encuentre menos diversificado.

Capital en cuentas pequeñas

 

Quiena no tiene mínimos de inversión, aunque hacemos una recomendación de empezar invirtiendo al menos US$500, debido al costo único de apertura de cuenta de US$50, y para que éste no afecte al rendimiento. Quiena ha creado estrategias específicas para optimizar los portafolios de acuerdo al tamaño de cuenta, y los usuarios verán que de acuerdo al monto de inversión su portafolio se optimizará automáticamente, siempre siguiendo el plan de inversión personal que se habrá creado.

Monitoreo y re-balanceo periódico

 

Quiena monitorea de manera constante los portafolios de los clientes. En caso que se identifique que una cuenta se encuentra desbalanceada se ejecutan automáticamente órdenes en la cuenta del cliente que traen la asignación de capital de regreso a la óptima o sugerida. Quiena identifica un desbalanceo cuando la asignación porcentual de capital se desvía por más de un 4% de la óptima. Este es el valor referencial utilizado hoy en día. Sin embargo, nuestro equipo revisa constantemente estos criterios para mantener un balance entre optimización del portafolio y una actividad en la cuenta lo suficientemente baja como para que las comisiones del corredor de bolsa no impacten en la cuenta de nuestros clientes.

Proyecciones

 

Para hacer proyecciones para tu portafolio utilizamos los datos descritos en la sección de preparación de datos como variables, y simplemente aplicamos las fórmulas matemáticas utilizadas como estándar en la industria financiera para tales fines. A continuación las detallamos.

Cálculo de retorno esperado

Básicamente significa que el retorno esperado del portafolio es igual a la suma del retorno esperado de cada inversión multiplicado por el porcentaje del portafolio invertido en éste. Por ejemplo supongamos un activo A con un retorno anual esperado de 5%, y un activo B con un retorno esperado anual de 9%. También asumamos un portafolio que invierte 66.67% del capital en el activo A y 33.33% en el activo B. En el ejemplo anterior la fórmula sería:

Retorno portafolio = (Inversión en A% x Retorno esperado A) + (Inversión en B% x Retorno esperado B).

Ret = (66.67% x 5%) + (33.33% x 9%)

Ret = 6.33% anual.

Cálculo de volatilidad esperada

 

Para este cálculo necesitamos como variables la asignación de capital a los distintos activos en el portafolio y una matriz de varianza-covarianza de dichos activos. No queremos entrar en mayores detalles sobre el proceso para llegar a esta matriz ya que hay mucho material al respecto en internet.

Diremos nada más que lo primero que debemos hacer es calcular la varianza del portafolio y luego calculamos la desviación estándar (volatilidad) del portafolio recomendado por Quiena sacando la raíz cuadrada de la varianza. Puesto en forma de fórmula –para un portafolio de ejemplo de 3 activos-:

Varianza del portafolio =

Desviación estándar el portafolio = RAÍZ CUADRADA de la VARIANZA.

Cálculo de pérdida máxima

 

Siendo que el término de volatilidad o desviación estándar no es intuitivo por sí solo, y sin un conocimiento previo, nosotros preferimos reforzarlo diciéndole al cliente la pérdida máxima que es razonable esperar para su portafolio. En este caso en lugar de utilizar matemática financiera para calcular un número, decidimos adoptar un método más práctico: una simulación. Si nuestro objetivo es darle un concepto simple de entender a nuestros clientes, adoptamos este método.

Lo que hacemos es tomar la asignación de capital recomendada por Quiena. Luego simulamos este portafolio con datos pasados históricos (reales). Luego medimos cuál fue la peor pérdida temporal porcentual sufrida por el portafolio a lo largo de toda la simulación.

Es importante volver a recalcar que la peor pérdida de los portafolios es siempre temporal. Es decir que es parte del sube-y-baja mediante el cual los activos de renta variable crecen de valor a lo largo del tiempo.

Cálculo de riesgo del 1 al 10

 

Es una medida propia de Quiena. Te va a servir primordialmente para comparar entre varios portafolios, y saber intuitivamente cuál representaría más riesgo. También para saber qué tanto riesgo es posible alcanzar invirtiendo con Quiena (hacia arriba o hacia abajo). Si estás viendo un portafolio de riesgo 10 sabes que ninguna recomendación de Quiena te expondrá a más riesgo, y lo mismo es cierto para un portafolio de riesgo 1.

Cálculo de probabilidad

 

Este es el cálculo que creemos más útil para nuestros clientes, ya que es entendido universalmente y es claro lo que dice. Además toma en cuenta todas las variables que entran en juego al adoptar un plan de inversión: Riesgo, plazo, retorno esperado, y depósitos/retiros planificados. Aunque por esto mismo, es el número más complejo de calcular. Esta es una explicación simplificada:

Siendo que es imposible predecir el futuro debemos basarnos en supuestos. Además de los mismos supuestos que usamos dentro de los modelos financieros –como que los datos históricos e implícitos de mercado son buenas aproximaciones del comportamiento de los activos-, agregamos el supuesto de que los retornos de los activos siguen una distribución normal. No vamos a entrar en detalle sobre este supuesto ya que, de nuevo, en internet hay mucha información al respecto.

En base a estos supuestos tomamos en cuenta la volatilidad y retorno esperados del portafolio, los depósitos que se hacen por el cliente en el plan, y el plazo de inversión para proyectar una distribución de probabilidades de los retornos del portafolio. Seguido identificamos el lugar en la distribución para el objetivo de retorno del cliente.

Si bien por todas las limitaciones que los supuestos nos imponen, esta probabilidad no es exacta nos brinda una aproximación lo suficientemente exacta como para tomar decisiones. Es decir, si nuestro plan de inversión tiene un 85% de probabilidad teórica de lograr nuestro objetivo en el plazo deseado, sabemos que es racional seguirlo en comparación a un plan que tiene una de sólo 55%. Intuitivo, simple, y sobre todo accionable (que nos permite tomar decisiones reales).

Para cerrar esta explicación creemos importante decir que este es un modelo que usamos, pero estamos constantemente trabajando para mejorar los cálculos y las fórmulas, para así entregar mejores estimaciones a nuestros clientes. Es posible que en futuro hagamos adaptaciones al cálculo de probabilidad, así como a todas las demás estimaciones.

Cálculo de índice Sharpe

 

El sharpe mide numéricamente la relación Rentabilidad / Riesgo (desviación standard) de una Inversión. Sirve para comparar distintas inversiones y mientras más alto es el valor, mejor es la inversión en términos de riesgo vs. Beneficio.
La fórmula para calcular el índice de Sharpe es:

 

sharpeimg

Envío y Manejo de Fondos

¿Cómo envío fondos a mi cuenta?

 

Existen 4 vías para enviar fondos a tu cuenta de inversión en Interactive Brokers.

  1. Una transferencia ACH desde un banco en EEUU. Es la vía más rápida, simple, y barata (gratis). Una vez abierta tu cuenta en Interactive Brokers deberás entrar a tu panel de administración y configurar los datos de tu cuenta bancaria. IMPORTANTE: La cuenta bancaria debe estar a nombre del titular de la cuenta de inversión.
  2. Transferencia Internacional. Una vez abierta tu cuenta en Interactive Brokers podrás ver las instrucciones para hacer una transferencia internacional, iniciada desde tu banco local. IMPORTANTE: La cuenta bancaria debe estar a nombre del titular de la cuenta de inversión.
  3. Transferencia de fondos y títulos desde una cuenta de corretaje de bolsa en EEUU. Si mantienes inversiones en una cuenta de inversión de un corredor de bolsa distinto dentro de los EEUU, podrás solicitar que se transfieran a tu cuenta de Interactive Brokers. Una vez que se abre tu cuenta nueva, recibirás las instrucciones para hacerlo. IMPORTANTE: La cuenta bancaria debe estar a nombre del titular de la cuenta de inversión.
  4. PARA USUARIOS EN ARGENTINA: Si no es posible hacer el envío de fondos de ninguna de las formas anteriores mantenemos un acuerdo con instituciones financieras que pueden enviar fondos a Interactive Brokers desde Argentina, siguiendo algunas condiciones. Nuestro equipo te guiará por el proceso si es lo que necesitas.

Si tienes dudas sobre cualquiera de los métodos antes mencionados, contáctanos a info@www.quiena.com y te daremos asistencia.

¿Cuándo puedo retirar mis fondos?

 

En cualquier momento que lo desees. Una de las ventajas de la estructura de administración que Quiena ofrece es que tienes un nivel alto de liquidez en todo momento. Es decir que en cualquier momento que lo decidas podrás hacer retiros de fondos de tu cuenta.

¿Pago de impuestos en EEUU?

 

Si no eres ciudadano estadounidense ni tienes un número de identificación fiscal en EEUU, entonces no tienes que pagar impuesto por tus ganacias. En el momento de abrir la cuenta de inversión se incluye el formulario W8-BEN que evita cualquier retención de impuestos sobre tus ganancias en EEUU, y te compromete a declararlas en el país donde tengas obligaciones impositivas. Esto quiere decir que no pagas impuestos en EEUU, y es completa responsabilidad del cliente declarar estas ganancias en su país de origen en su siguiente declaración de impuestos.

Cuenta previa en Interactive Brokers

 

¿Si ya tengo una cuenta en Interactive Brokers, tengo que abrir otra? No. Si ya tienes una cuenta de inversión en Interactive Brokers, y deseas administrarla desde Quiena simplemente deberás conectarla con tu usuario de Quiena. Una vez que firmes el contrato de asesoría con Quiena, nuestro equipo te enviará las instrucciones para que conectes tu cuenta a tu usuario de nuestra plataforma. Es simple, gratis, y rápido.

¿Por qué Quiena?

Asesoría en inversiones sofisticada, como la que ofrecemos en Quiena, estaba únicamente disponible a individuos de alto patrimonio, a través de asesores de instituciones financieras, u oficiales de cuenta personales. Típicamente estos servicios podían costar en LATAM hasta un 5% anual cuando tomábamos en cuenta los gastos del asesor, de los vehículos de inversión elegidos por el asesor, y por el intermediario que ejecutaba las transacciones. Además de que la industria requiere cuentas mínimas de elevados montos (los servicios más sofisticados requieren mínimo U$S1 millón, y los servicios de bancos comerciales menos sofisticados y personales requieren mínimos de U$S100.000). Quiena puede ofrecer el mismo servicio sofisticado al público en general además de poder cobrar sólo una fracción del costo promedio en la región, al automatizar todo el proceso seguido por estos asesores financieros.