Existen algunas lecciones simples que permiten asegurarnos inversión de buena calidad que sin embargo suelen ser difíciles de aprender para el inversor principiante. Creo que la razón por la que esto sucede es que las lecciones implican inacción y simplemente tener paciencia. Incluso (o especialmente) cuando nuestras inversiones no van tan bien.

En las próximas semanas expondré 3 de los problemas más básicos junto con las soluciones recomendadas.

 

Primer problema: Timing

 

El error más básico de todos es «timing», cuándo comprar o vender. El problema más grave es la idea de que existen momentos claros que uno puede predecir en que conviene entrar o salir. Las estadísticas indican que esto no es cierto. Warren Buffett, ampliamente considerado el inversor más exitoso de la historia tiene «cuanto antes» como momento de entrada y «por siempre» como tiempo ideal para sostener una posición. Lo que prioriza es investigar bien una empresa, conocer el negocio, los ejecutivos, poder tener una clara perspectiva del futuro del negocio y si la valuación es extremadamente barata para el precio de la acción, entonces decide comprar. El cuándo, no importa. Son pocos los inversores que vienen haciendo ganancias legendarias desde hace años que usan técnicas de «timing». Varias de las leyendas como Ray Dalio y Bogle tienen filosofías de inversión donde el «timing» es una consideración menor.

Lo único que un inversor principiante tiene que considerar sobre «timing» es comprar un poco más cuando los activos parecen estar más barato y menos cuando parecen estar más caros. Por suerte existe una técnica básica que logra esto sin pensar: invertir siempre con la misma frecuencia (1 vez por mes, una vez por trimestre, etc.) y siempre la misma cantidad de dinero. Lo que produce eso es que compremos más cantidad de un activo cuando está relativamente barato y menos cantidad cuando está caro. Para dar un ejemplo, imaginemos que venimos invirtiendo 100 USD por mes en Tesla desde Junio 2014 (2 años). Nuestras compras quedarían así:

Como podemos ver, el precio promedio de compra de 221 está más cerca del precio mínimo 151 que del máximo de 383, incluso por debajo del precio promedio semanal de 234. Esta técnica sencilla es llamada Dollar Cost Averaging y es muy fácil de seguir usando los depósitos frecuentes en Quiena.

El obstáculo más importante con esta técnica es la disciplina. Cuando el mercado está en baja, es difícil seguir invirtiendo mes a mes viendo que cada mes pierdes más y más. Pero justamente es en esos momentos en los cuales es más importante seguir invirtiendo. Por lo que, para realmente tener éxito en este aspecto, el compromiso debe ser máximo. Uno debe estar dispuesto a invertir contra viento y marea, ya que cuando las cosas se ponen difíciles y quizás no nos sobre tanto dinero, es ahí donde realmente podemos hacer diferencia con nuestras inversiones. Cuando todos están entrando en pánico debemos mantener nuestra cabeza e invertir lo que podamos. Como dijo Rothschild, «el momento para comprar es cuando corre sangre en las calles, incluso si es tu propia sangre».

Puedes revisar las siguientes partes de los artículos dedicados al Inversor Principiante: Parte 2 y Parte 3


CREAR UN USUARIO GRATUITO EN QUIENA

 

Equipo de asesoría de Quiena
Hernán Soulages, Inversor Personal y Desarrollo