Durante 2018 vimos retornos bajos o negativos en la mayoría de las clases de activos (inversiones) en el mundo. En este artículo analizamos qué es lo que pasó y compartimos el cómo actuar.

Primero entendamos qué es lo que pasó para que tomemos las mejores decisiones. Recordemos que obtenemos retornos al invertir porque tomamos un riesgo. Esto significa que durante momentos la inversión va a tener una caída y en el largo plazo mientras mayor riesgo se asume mayor va a ser el retorno.

Veamos el rendimiento en 2018 de algunas inversiones comunes, midiéndolas en dólares y en pesos argentinos:

No es un escenario muy alentador. Sin embargo, debemos saber (como vemos más adelante) que los retornos negativos de corto plazo son eventualmente inevitables, así como los retornos positivos de largo plazo son también, eventualmente inevitables. Pero, para protegernos en el corto plazo es que armamos portafolios diversificados como los de Quiena. Así que veamos los resultados:

Como vemos, todos dentro de lo esperado.

Ahora, si los 4 son negativos, ¿qué debemos esperar?

¿Qué hacer ante una caída en el portafolio?

Esta es la pregunta más fácil de responder, porque se repite en la historia. Cuando los activos caen los inversores toman decisiones irracionales, como querer vender, y por eso nunca ven la recompensa por ese riesgo que corrieron. Veamos un ejemplo de una caída similar a la que vimos en este año en el mercado de acciones de EEUU, pero de agosto del 2015.

Cuando vemos el corto plazo siempre se ven las caídas como irrecuperables, pero siempre se recupera. Entonces, hoy que estamos en medio de una caída fuerte tenemos dos opciones:

1

Seguir el camino Moderado / Conservador

No hacer nada distinto, mantener las posiciones como están, dejar que Quiena rebalancee las cuentas de forma normal, y seguir con nuestro plan de ahorro y aportes periódicos. De esta forma, podemos rebalancear las cuentas pagando menos comisiones, y esperar paciente y racionalmente.

2

Seguir el camino Agresivo

Aumentar la agresividad en nuestros perfiles para comprar más de las acciones por tener un precio mucho más barato que hace meses y cuando la mayoría de los inversores está vendiendo irracionalmente. Si somos más agresivos y nuestro plazo de inversión es mayor de al menos 3 años, este aumento de riesgo puede venir acompañado de un refuerzo en la inversión que nos permita comprar muchas más acciones, más baratas que hace meses.

 

 

 

¿Qué esperar de las sugerencias?

 

Nadie tiene la “bola de cristal”, y por lo que sabemos pueden seguir bajando o empezar a subir, pero comprar más o simplemente no hacer nada, significa que vamos a recuperar la caída y generar ganancias antes que aquellos que venden posiciones en una baja.

 

 

¿Qué NO hacer?
Nuestra recomendación

 

Sin importar nuestro perfil, nunca recomendaríamos vender o cerrar posiciones en esta baja. La razón es simple. Un portafolio tiene un nivel de riesgo y de retorno asociados, que suben y bajan junto con el otro. El riesgo (como lo decimos siempre) no es perder todo nuestro dinero, sino que suba y baje la cuenta, y el retorno es lo que crece en promedio la cuenta cada año a cambio de esa variación que “soportamos”. Si soportamos movimientos más grandes, el retorno de largo plazo va a ser mayor.

Si cerramos posiciones porque nos asustamos, nunca veríamos materializarse el retorno o recompensa por correr ese riesgo. Lo que estaríamos haciendo al bajar la agresividad o vender, es materializar el riesgo (la caída) y renunciando a la suba por correrlo. Por eso hacemos nuestra sugerencia de la sección anterior.

 

 

Resultado Esperado

 

Para cerrar, veamos una simulación de los últimos 3 años donde un inversor agresivo mantuvo su inversión de US$10,000 a pesar de las caídas, y otra donde el mismo inversor agresivo compró US$200 más por mes incluso si las acciones caen de valor. Así queremos que se vea nuestra cuenta:

¿Y en caso de caídas mayores?

 

Una de las virtudes de Quiena Inversiones es la diversificación que se obtiene en pocos clics. Esto es especialmente importante en caso de situaciones graves. Por ejemplo, el peor de los casos, una crisis financiera como la de 2008. Realmente, no creemos que existan fundamentos para pensar que algo así pasará, pero en el peor de los casos ¿cómo se comportaría un portafolio diversificado de Quiena? Es una pregunta a hacerse para estar más tranquilos con como Quiena maneja nuestro capital. Si ingresas a tu perfil podrás ver justamente esta simulación. Se verá algo como lo siguiente: