La Información en el Chocolate e Invertir Simple

¿Qué tienen en común?

 

Al invertir nuestro dinero ¿Cómo decidimos en qué invertir o cuánto? ¿Cuándo salimos o entramos en una inversión? ¡Cuando ganamos! ¿o cuando perdemos? ¿Cuál es el riesgo que corro y cuánto debo esperar ganar?

Son preguntas comunes para alguien que invierte. Pero las mentes más brillantes del mundo han trabajado por décadas sobre el problema y han creado modelos estadísticos para saber cómo/cuánto invertir y cuándo: La Teoría del Portafolio Moderno (ganador de un premio Nobel), o el principio de Paridad de Riesgo (el que usamos en Quiena). Así que este no es el problema, un software -como Quiena- puede automatizar los cálculos sofisticados, y listo.

Lo difícil es que un inversor pueda invertir sus ahorros con métodos sofisticados mientras entiende lo que está haciendo, sabiendo que es la mejor opción posible para lograr sus objetivos, conociendo el riesgo que corre y cuando retorno debería esperar, y lo haga sintiéndose tranquilo. Pero me pasó algo curioso que me hizo notar otra industria que tiene el mismo problema; la de alimentos.

Recibí de regalo un par de barras de chocolate de Ecuador con sabores como ají, y sal, que habían ganado premios internacionales, pero lo curioso era cómo mostraban la información nutricional. Me di cuenta que si yo quiero cuidar mi cuerpo, tomar buenas decisiones sobre qué comer para lograr una meta en mi salud, debo saber qué contiene lo que como. El gran problema es que vemos esa información así:

¿Nos es parecido a lo que vemos cuando invertimos?

Viendo la información de arriba pareciera que sólo un experto puede decirnos qué comer para que sea sano.

Lo mismo que creemos en las inversiones:

La solución pareciera ser que se nos muestre esta información de forma que podamos tomar decisiones rápidas, lógicas, e inteligentes sin la necesidad de adivinar, pagar por capacitación, o contratar a otra persona.

Si podemos entender en lenguaje claro lo que estamos comiendo, deberíamos poder lograr esto. De igual forma si supiéramos en qué estamos invirtiendo. Ahora, si además de mostrarlo en lenguaje claro automatizamos los cálculos complejos por lo que un asesor financiero nos cobra, podemos manejar nuestras inversiones por nuestra cuenta con el mismo grado de sofisticación que nos ofrecería, dejando lo complejo a una plataforma como Quiena, para que nos muestre sólo la información importante:

 

Desliza la barra central hacia los lados.


CREAR UN USUARIO GRATUITO EN QUIENA

 

Equipo de asesoría de Quiena
Nicolás Galarza Ricci, CEO